escrutinio
Papeletas dispuestas para votar en un colegio electoral.

Los malos resultados electorales y las dimisiones suelen ir de la mano, y en estas controvertidas municipales no iba a ser menos. Las responsabilidades políticas, la recuperación del socialismo y la irrupción de nuevos partidos han sido las principales causas de la debacle de formaciones como Podemos o el Partido Popular.

El partido liderado por Pablo Iglesias ha sido sin duda el más golpeado. No consiguió el resultado esperado en las generales, pero las elecciones del 26-M han empeorado aún más si cabe su presencia en el Parlamento. El PSOE ha recuperado terreno perdido hace cuatro años y, como consecuencia, la formación morada se ha quedado sin representación en varios municipios.

El Partido Popular también atraviesa una de sus peores rachas históricas. Sigue conservando muchas alcaldías, pero ha perdido fuelle en la mayoría de los territorios. Un desolador escenario para los de Pablo Casado, que ya se auguraba desde la noche del 28 de abril.

1LA VICTORIA DE ABEL CABALLERO EN VIGO FUERZA LA SALIDA DE LA LÍDER DEL PP

Elena Muñoz, candidata a la alcaldía de Vigo, junto el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo.

La número 1 de los populares de Vigo, Elena Muñoz, ha sido la última en dejar su cargo tras los malos datos cosechados en la ciudad gallega. El PP perdió tres de los siete ediles que tenía hasta el momento en el consistorio municipal. Muñoz no solo ha renunciado a su acta, sino que también ha anunciado que abandona la presidencia del partido.

El futuro de la formación local está ahora en mano de una gestora, ya que también ha dimitido el secretario general, Javier Dorado. La nueva cúpula popular se decidirá en un congreso que por el momento no tiene fecha.

Atrás