Pedro Sánchez
Pedro Sánchez arrasó ayer en las elecciones generales.

La campaña electoral concluyó el viernes. La suerte está echada y los principales partidos políticos deberán aguardar a los comicios del domingo para conocer qué futuro les han deparado los ciudadanos. Después será el turno de las celebraciones, o decepciones, y de los futuribles pactos para llegar a la Moncloa. Pero más allá del poder hay un objetivo común para los políticos: el dinero. Las elecciones servirán para llenar las arcas de los partidos. El PSOE, al que todas las encuestas colocan como el gran favorito, aspira a embolsarse una buena cantidad.

Villarejo elaboró un dosier con una presunta financiación irregular del PSOE andaluz

El comisario José Manuel Villarejo tuvo al PSOE andaluz entre los objetivos de sus trabajos de espionaje. Informes elaborados por el policía describen presuntos sobornos, con el detalle de bancos, sociedades y cuentas corrientes en la que se habrían producido los mismos. También informó de seguimien...

Más de 20.000 euros por escaño

Las de este 28 de abril son las elecciones más inciertas de los últimos tiempos. La irrupción de los nuevos partidos ha propiciado una división del voto inédita hasta el momento. Sobre todo en la derecha, donde con Ciudadanos, PP y Vox las alternativas son varias. Sin embargo, todas las encuestas coinciden en algo: el PSOE saldrá victorioso, con alrededor de 130 escaños, según la fuente a consultar.

Esos escaños podrían ser suficientes para conformar gobierno con Unidas Podemos y el PNV, o incluso con los independentistas. Eso es una incógnita que se resolverá en la noche del domingo. Lo que ya es seguro es que el PSOE se embolsará más de diez millones de euros tras los comicios gracias al apoyo mayoritario que va a recibir por parte de los españoles.

Las encuestas otorgan al PSOE una media de 130 escaños. Actualmente el Estado proporciona una subvención con 21.167,64 por cada escaño conseguido en el Congreso, según informó el Ministerio de Hacienda tras convocarse las elecciones. Exactamente la misma suma que en 2016 y 2008, aunque casi 500 euros menos de lo que se abonó a los partidos en los comicios del 2011.

81 céntimos por voto

Por si fuese poco, actualmente también se premia con 81 céntimos cada uno de los votos obtenidos en la candidatura al Congreso, siempre y cuando uno de sus miembros sea elegido diputado, exigencia que en el PSOE será difícil que no se cumpla. La suma de estas cantidades, teniendo en cuenta que la participación estimada es de en torno a un 70% y que son 36 millones los españoles que se encuentran en el censo, superaría los ocho millones de euros.

A estas cantidades habría que sumar lo que el Estado aporta por el Senado. Cada escaño se paga igual que en el Congreso, con alrededor de 21.000 euros. Y por voto, 0,21 céntimos. Suficiente para que el PSOE rebase con creces los diez millones de euros en estas elecciones. Un motivo más que suficiente para estar satisfecho, más allá del futuro gobierno que Pedro Sánchez consiga, o no, conformar.

El Tribunal de Cuentas, pendiente

Para afrontar la campaña electoral los partidos han solicitado ya un 30% de anticipo. Las subvenciones citadas no se abonarán completamente hasta que el Tribunal de Cuentas certifique que los gastos electorales no han sido indebidos y no han sobrepasado el límite. Este límite estaba fijado en función del número de circunscripciones donde se hayan presentado, con una cifra de 0,37 euros por el número de habitantes correspondiente a las poblaciones de derecho de las circunscripciones donde presente sus candidaturas el partido. Será en el mes de agosto cuando las distintas formaciones envíen sus cuentas. El Tribunal las revisará y presentará un informe de fiscalización donde se dé el visto bueno a las subvenciones o, en caso de ser necesario, aplicará una retención.

Comentarios