PSOE Cs

Tras el fracaso en la negociación con Unidas Podemos y la consecuente investidura fallida, el líder socialista y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, comentó que era el momento de volver al principio y explorar de nuevo todos los caminos. Y así lo están haciendo desde entonces, tanto el candidato a la presidencia, como algunos de sus ministros, retomando las llamadas a la responsabilidad y apelando a una abstención de las fuerzas constitucionalistas mayoritarias. Aunque sus críticas también se dirigen al PP, lo cierto es que el emplazamiento en el centro ideológico y la posición privilegiada como ‘llave’ de gobierno de la formación de Albert Rivera incitan al PSOE a mantener el pulso con Cs y culparle del bloqueo institucional.

El PSOE ha vuelto así a su primera idea, y quizás la única que ha mantenido tras ganar con holgura los comicios del 28 de abril y del 26 de mayo: apoyarse en PP y Cs. Los de Sánchez vuelven a la carga con esa estrategia de presionar a ‘populares’ y ‘naranjas’ para facilitar una salida a la situación política.

“¿Cómo puede ser que Cs que podía equilibrar entre derecha e izquierda, se haya salido del juego?”

En este contexto, hoy la ministra de Economía, Nadia Calviño, ha centrado sus críticas en Cs para afirmar que la formación ‘naranja’ se ha convertido en “un apéndice del PP” y ha lamentado que, al negarse a pactar con el PSOE la investidura de Pedro Sánchez, renuncie a “favorecer la gobernabilidad” en España.

En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, Calviño ha indicado que el actual veto del partido naranja al PSOE y a Sánchez -con el que Albert Rivera firmó un acuerdo de investidura tras las elecciones de 2016- representa “una de las grandes anomalías” de la situación política actual.

“Es una de las cuestiones que más me sorprende: ¿Cómo puede ser que Cs, que teóricamente iba a ser un partido bisagra, que iba a favorecer la gobernabilidad en nuestro país y que podía articular ese equilibrio entre derecha e izquierda, se haya salido del juego?“, ha manifestado, añadiendo que Cs “se ha convertido en un apéndice del PP”.

“Estar sin Gobierno también tiene costes en términos de oportunidad económica”

Además, la ministra ha lamentado la situación en la Comunidad de Madrid, donde la formación naranja apoyará a la candidata ‘popular’ Isabel Díaz Ayuso como presidenta autonómica y gobernará junto al PP gracias también a los votos de Vox.

Cs hace “guiños” al partido liderado por Santiago Abascal y, al mismo tiempo, defiende que van a “hacer Madrid libre”, ha manifestado Calviño, que considera esto “tremendamente inquietante”. “Me suscita muchas dudas sobre la utilidad de un partido como Cs para favorecer esa gobernabilidad y esa estabilidad en el conjunto del Estado”, ha concluido.

LOS COSTES POLÍTICOS Y ECONÓMICOS DE NO TENER GOBIERNO

En cualquier caso, la titular de la cartera de Economía ha dicho que espera que “cuanto antes el Congreso de los Diputados apoye el Gobierno de Pedro Sánchez que salió de las urnas”.

Isabel Diaz Ayuso

Isabel Díaz Ayuso, una presidenta perseguida por su pasado

  • Su presunto vínculo con la trama Púnica ha ocupado el epicentro de su investidura.
  • La inminente presidenta también se ha visto afectada por los negocios de su famillia.
  • “Espero que podamos llegar a un acuerdo lo antes posible y podamos evitar ir a elecciones”, porque “estar sin Gobierno tiene costes en términos de estabilidad política y de oportunidad económica”, ha dicho sin mencionar expresamente a Unidas Podemos.

    En relación a si generaría más estabilidad un Ejecutivo del PSOE en solitario o uno de coalición con Unidas Podemos, ha respondido que “no es tan importante la forma de gobierno como que haya una estabilidad parlamentaria con una perspectiva de largo plazo y tener un programa claro que los mercados entiendan”.

    Comentarios