jueves, 30 mayo 2024

Irene Montero pierde ante el TC tras usar a la Abogacía del Estado

En el momento en que salió publicada su sentencia condenatoria tras referirse a Rafael Marcos como «maltratador», Irene Montero avisó que acudiría al Tribunal Constitucional para recurrir la sentencia. Sin embargo, no ha ido todo como lo esperaba y el recurso de amparo no ha llegado a ningún puerto.

El recurso presentado por la ministra de Igualdad en funciones, Irene Montero, en relación con su condena por llamar maltratador al exmarido de María Sevilla, expresidenta de Infancia Libre, ha experimentado un revés inicial en su proceso en el Tribunal Constitucional (TC). Este obstáculo surge a raíz del informe elaborado por un letrado que se opone a la admisión del recurso, el cual ha sido presentado por la Abogacía del Estado. Resulta notable que la ministra haya recurrido nuevamente a la Abogacía del Estado para llevar a cabo su batalla legal.

EL TC FRENA A LOS PIES A IRENE MONTERO EN SU ÚLTIMO RECURSO

Montero no está de acuerdo con la condena que ya es firme, la cual le impuso el Supremo por atentar contra el derecho al honor de Rafael Marcos, por la cual ha debido indemnizarlo con aproximadamente 23.400 euros (compuestos por 18.000 más 5.400 de intereses y costas). La Abogacía del Estado considera que la sentencia del Tribunal Supremo restringió la libertad de expresión de una ministra en su defensa de las políticas gubernamentales.

Irene Montero
Irene Montero vuelve a usar a la Abogacía del Estado y pierde ante el TC


Fuentes ligadas al Tribunal Constitucional aseguran que el abogado que se encarga del informe sobre la admisión a trámite del recurso presentado por Montero «no considera de relevancia constitucional especial a la que hace referencia el letrado en dicho recurso». La defensa de Irene Montero se ampara en que la ministra empleó su derecho de libertar de expresión


En este contexto, los servicios legales del Estado enfatizan que las declaraciones de Montero reflejan la política del Gobierno en la última legislatura en cuanto a la protección de las mujeres contra la violencia de género, y que la ministra no tenía intención alguna de dañar el derecho al honor de Rafael Marcos. Es importante destacar que el informe del letrado no es vinculante para el magistrado encargado del caso.


El coste de presentar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional puede variar según las circunstancias y la jurisdicción de la que provenga el recurso. Sin embargo, en términos generales, existe una tasa de recurso de amparo que debe pagarse para iniciar el proceso. El importe de esta tasa puede cambiar con el tiempo y puede estar sujeto a exenciones o reducciones en ciertos casos.

ESTO FUE LO QUE HIZO IRENE MONTERO EN 2022 PARA SER CONDENADA POR EL SUPREMO

Las palabras que desencadenaron la condena de la ministra de Igualdad en funciones, Irene Montero, las pronunció durante el acto de inauguración de la nueva sede del Instituto de las Mujeres, el 25 de mayo de 2022. En ese momento, la expresidenta de Infancia Libre, María Sevilla, quien había sido condenada a dos años y medio por el secuestro de su propio hijo, acababa de ser indultada por el Gobierno.


En su discurso, la ministra destacó el papel de las feministas en esta decisión: «Es otra nueva victoria de las feministas, porque cuando en este país ninguna institución y ninguna política pública respaldaba a las madres protectoras, sí que había mujeres, pocas, cada vez más, defendiendo con pancartas, con su mano tendida, con su apoyo, con sus asociaciones feministas (…)» a la mujer: «no estás sola, yo sí te creo, y vamos a caminar juntas hasta que las instituciones protejan de forma efectiva a todas esas madres que se están defendiendo a sí mismas y también a sus hijos e hijas frente a la violencia machista».

La ministra recurre nuevamente a la Abogacía del Estado para impugnar la condena por comentar que el exmarido de María Sevilla era un maltratador.


Sin embargo, el Tribunal Supremo concluyó que el derecho al honor del exmarido de Sevilla, Rafael Marcos, prevalecía sobre las «frases y expresiones ultrajantes u ofensivas», especialmente dado que no existía ninguna resolución judicial que respaldara la acusación de Marcos (el ex de Sevilla) como autor de episodios de violencia de género o doméstica, ni como autor de abusos sexuales hacia su hijo. De hecho, según la Sala Primera del Alto Tribunal, las sentencias previas exoneraban a Rafael Marcos de cualquier responsabilidad en estos aspectos.


En su momento, la sala vio claro que Montero atentó «contra la reputación personal (al) atribuir infundadamente a una persona la condición de maltratadora». Irene Montero no solo fue condenada a pagar el exmarido de María Sevilla, sino que también tuvo que eliminar su post en redes sociales donde compartió el vídeo con sus declaraciones. También a publicar el fallo de la sentencia.