rajoy sánchez legislatura
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en un encuentro en la Moncloa durante esta legislatura. Foto: Pool Moncloa/ César P. Sendra

Hoy se publica en el BOE el decreto oficial de disolución de las Cortes, que ayer firmaron el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y luego el rey Felipe VI de cara a las elecciones generales del 28 de abril. En el boletín también figura el periodo de 15 días de campaña electoral, del 12 al 26 de abril.

La legislatura que hoy acaba ha estado plagada de inusuales sucesos que la convierten en la más extraña de la democracia española. Desde su comienzo, hace tres años y medio, han sido varias idas y venidas bajo el mando de dos presidentes de distintos partidos, algo inédito en.

1RAJOY GANA LAS ELECCIONES DEL 26-J 

Mariano Rajoy el día de su despedida como presidente del PP. Foto: Flickr PP

Las elecciones del 26 de junio de 2016 fueron la consecuencia del bloqueo político surgido de los comicios de diciembre de 2015. Seis meses después, los españoles prefirieron de nuevo al Partido Popular que ha ganado las elecciones y con un resultado muy superior en votos y escaños al que consiguió en el mes de diciembre. Así, aglutinó el 33% del voto con casi 7,9 millones de papeletas y se apuntó 137 diputados, 14 más que unos meses antes.

Todas las demás fuerzas fueron castigadas por el electorado. El PSOE no consiguió sostener su suelo, ya muy bajo, de los 90 escaños. Sólo sólo 85 diputados con algo menos del 23% del voto y 5,4 millones de papeletas. Los socialistas se dejaron en el camino desde el 20-D más de 120.000 votantes. Incluso, perdió estrepitosamente en su feudo histórico, Andalucía, donde se vio superado por el Partido Popular, en lo que fue el anticipo de lo que luego ocurrió en las andaluzas del pasado mes de noviembre.

Podemos iba coaligado con IU pero obtuvo los mismos 71 escaños de diciembre de 2015. La coalición morada se desinfló en el tramo final pese a que las encuestas pronosticaban un sorpasso al PSOE. Por ello, Pedro Sánchez se felicitó -para sorpresa de muchos- de que su partido fuese la primera fuerza de la izquierda.

Ciudadanos pasó de 40 a 32 escaños tras pasar del 13,9% al 13%. Paradójicamente, esos ocho escaños de menos fueron determinantes para que PP y Cs no llegasen a la mayoría absoluta y lo fiasen todo a un acuerdo con otras formaciones, en especial el PNV, para salir del bloqueo.

Atrás