jueves, 5 agosto 2021 16:47

UP presiona a Sánchez para crear una energética estatal y 30 hidroeléctricas son la clave

Podemos lo tiene todo de cara por primera vez en meses para conseguir uno de sus mayores hitos. Si tenemos empresas públicas como Paradores, Correos u otras similares, ¿por qué no tener una compañía eléctrica pública que haga una competencia real a Iberdrola, Endesa y compañía? Pues bien, Unidas Podemos se ha percatado que hay cerca de 30 concesiones hidroeléctricas que finalizarán a partir de 2030. Juntas suman una potencia de más de 700 megavatios (MW) y la formación morada ha visto el cielo abierto para cumplir con uno de sus puntos del programa: crear una empresa eléctrica estatal que no abuse de los precios. Ya presionan al Gobierno para conseguir apuntarse el tanto antes de tiempo.

Es agua de mayo, y nunca mejor dicho, el problema que tiene la formación morada es que tienen que meter mano a esta idea cuanto antes, dado que quién sabe qué será de Podemos de aquí a diez años. El plan es sacar rédito electoral cuanto antes y apuntalar la idea de que el Estado tiene intención de crear una energética pública antes de estos dos años. Las concesiones acaban en torno a 2030 y es un buen punto de partida. Pero mejor es que la idea de crearla se asegure ahora, en un momento en el que el precio de la luz es el más caro desde que se tienen registros hasta el punto de que el Consejo de Ministros se ha visto obligado a aplicar una rebaja del IVA de la luz del 21% al 10%. Es perfecto el momento y todos en Unidas Podemos se han tirado al cuello del PSOE.

“Aquí hay una serie de centrales que podrían constituir en núcleo de producción de una empresa pública de energía  El Estado recuperará hasta 2031 una treintena de centrales hidroeléctricas sin que el Gobierno haya decidido qué hacer con ellas”, ha comentado el diputado de Unidas Podemos, Juantxo López de Uralde. La idea de la formación morada, por supuesto, es que toda la energía de esta empresa pública sea renovable. 100% ecológica y 100% pública. Este es el horizonte por el que Unidas Podemos quiere presionar al Gobierno.

Podemos necesita como el comer nuevos éxitos electorales. La mayoría de las medidas que han conseguido aprobar en el Gobierno no ha beneficiado a la formación morada. Presionar para limitar los alquileres, bajar el IVA de la luz o subir el salario mínimo no ha tenido el efecto deseado por Podemos porque desde la formación entienden que el electorado tiene memoria a corto plazo. Sin embargo, conseguir que el Estado cree su propia empresa energética de energía completamente renovable sería un éxito que difícilmente podría apuntarse el PSOE. El problema es que ni siquiera la vicepresidenta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, está por la labor porque no quiere líos con empresas como Iberdrola, Endesa y compañía.

Aún así, es curioso el gesto de Ribera porque dentro de su estilo de no buscarse problemas con nadie ha sido su ministerio de Transición Ecológica el que ha publicado el listado de las hidroeléctricas que en 2030 pasarán de nuevo bajo el control del Estado. Es más, desde Podemos destacan que este informe publicado por el Ejecutivo está incompleto dado que hay muchas pequeñas centrales que también volverán al control estatal que no están reflejadas en el informe. Con lo cual, no son solo la treintena de hidroeléctricas, sino que son algo más (aunque estas últimas cuenta con poca potencia comparadas con las otras.

estas hidroeléctricas son Iberdrola, Endesa, Acciona, Naturgy, EDP y otras compañías

Las empresas que actualmente gestionan estas hidroeléctricas son Iberdrola, Endesa, Acciona, Naturgy, EDP y otras compañías. Las centrales se reparten a lo largo y ancho del país y serán la piedra angular del discurso ecologista de Podemos durante estos dos años.

Podemos quiere aprovechar, al igual que lo está haciendo el PSOE, la capacidad que tiene para condicionar a su socio de Gobierno para conseguir resucitar en las encuestas y aspirar a cogobernar tras las próximas elecciones. El problema es que la salida del exvicepresidente del Gobierno y exlíder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha dejado hundido al partido y no parece que vayan a remontar con la llegada de Ione Belarra y Yolanda Díaz a la primera línea de la política. Por eso, el estandarte de batalla de Unidas Podemos será el de crear una empresa energética estatal que haga la competencia a las grandes eléctricas y baje el precio de la luz, actualmente disparado y convertido en una de las principales preocupaciones de los españoles. Saben que la bajada temporal (por lo que resta de año) del IVA de la electricidad no será suficiente y saben que pueden encontrar muchos aliados en este frente, empezando por el partido que ha conseguido los indultos: Esquerra Republicana de Catalunya.

“La recuperación de estas centrales es clave para construir el núcleo de una empresa pública de energía para todos y todas. Tenemos una oportunidad histórica para acabar, de una vez por todas, con el oligopolio eléctrico de nuestro país”, ha comentado la flamante nueva secretaria general de Podemos, Ione Belarra. Pues eso, una luz barata y estatal para todos, para todas y para todes.