jueves, 30 mayo 2024

El azote de las Big Tech, el último obstáculo de Calviño para presidir el BEI

El proceso para seleccionar al presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI) se enfrenta a una serie de desafíos inesperados. Según fuentes diplomáticas, tanto Francia como Alemania, dos países clave en este proceso, aún no han manifestado un respaldo sólido a ninguna candidatura específica.


Esta falta de apoyo claro de las dos naciones más influyentes en la Unión Europea ha dejado a otros países en una posición de espera. A pesar de que el resto de los países están interesados en este proceso de selección, están observando con cautela y esperando a que Francia y Alemania muevan ficha y aclaren sus preferencias, algo que aún no ha ocurrido.

MARGRETHE VESTAGER, PRINCIPAL OBSTÁCULO PARA LA CANDIDATURA DE CALVIÑO AL BEI

A pesar de que inicialmente se tenía previsto que el veredicto final se emitiera en septiembre durante la cumbre de Santiago de Compostela, este se trasladó hasta octubre durante la reunión de los ministros de Economía de los veintisiete en Luxemburgo. Sin embargo, no se terminó de llegar a un acuerdo y no se desveló quién asumiría el cargo del alemán Werner Hoyer ante su baja como presidente del BEI.

Nadia Calviño se enfunde el traje ETT antes de dar el salto a Europa
Calviño afronta su último obstáculo para dirigir el BEI


Aunque en un principio, la española Nadia Calviño, actual vicepresidenta en funciones del Gobierno, se postulaba como la opción con más apoyo frente a su rival Margrethe Vestager para hacerse con el beneplácito de Alemania y Francia, todo apunta a que las cosas han dado un pequeño giro de guion.


A pesar de que el canciller alemán, Olaf Scholz, se inclina hacia la candidatura de Calviño, los liberales que forman parte de la coalición semáforo y que controlan el Ministerio de Finanzas, prefieren ver a la danesa Vestager liderando el Banco Europeo de Inversiones, debido a que está afiliada a su ideología política.

Dejando atrás el interés de los liberales europeos, es importante señalar que Vestager ha causado algún que otro problema para el eje franco-alemán debido a su negación a la fusión de Siemens y Alstom, así como por sus intentos de contratar a una economista estadounidense como jefa de su dirección.

EL VOTO DE FRANCIA Y ALEMANIA ES CLAVE PARA INVESTIR A CALVIÑO COMO PRESIDENTA DEL BANCO EUROPEO DE INVERSIONES


Por su parte, Nadia Calviño explicó a las puertas de la reunión con sus homólogos europeos en Luxemburgo que su candidatura tiene «fuertes apoyos», no obstante, no quiso desvelar de quienes se trataban. De momento, el proceso de elecciones encuentra en activo, según comentó el ministro de Finanzas belga, Vicent Van Peteghem, quien ostenta el cargo de vicepresidente del Consejo de Gobernadores del Banco, además de supervisar el proceso de selección a presidente del BEI.


A pesar de que Calviño y Vestager continúan siendo las principales favoritas, no se debe subestimar la presencia de otros candidatos en la lista para presidir el BEI, como la polaca Teresa Czerwinska, el italiano Daniele Franco y el sueco Thomas Östros, quienes también siguen compitiendo por el cargo.

LAS BIG TECH SUPONEN UN NUEVO OBSTÁCULO PARA CALVIÑO.

Las Big Tech son un grupo de gigantes tecnológicos que incluyen empresas como Apple, Amazon, Google (Alphabet), Facebook (ahora conocida como Meta Platforms), y Microsoft. Estas empresas son conocidas por su inmenso tamaño y capitalización de mercado, siendo algunas de las más valiosas del mundo. Ofrecen una amplia gama de servicios y productos, y su influencia se extiende más allá de la tecnología, dando forma a la economía y la sociedad en general.

En lo referente a Nadia Calviño con respecto a las Big Tech, la vicepresidenta primera del Gobierno ya se posicionó al respecto. Durante la última convención de Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, Calviño mostró su apoyo al Ejecutivo español a la reivindicación de los operadores de telecomunicaciones para que los gigantes de Internet, ya citados, contribuyesen a la financiación de las redes. “Es evidente que el desarrollo de nuevas infraestructuras exige una inversión masiva del sector público y privado, y aquellos agentes que se benefician del despliegue de infraestructuras tienen que contribuir de manera justa a su financiación”, señaló Calviño.

Mientras que Margrethe Vestager, a lo largo de su carrera política en la Unión Europea, ha tomado el mismo camino que Calviño en lo referente a su posición con las Big Tech. En el momento que ocupó el puesto de comisaria europea de Competencia de la UE, dio todo de sí y no le tembló el pulso a imponer multas a aquellas Big Tech que se saltase la regulación de la UE.

QUÉ TIENE QUE HACER CALVIÑO PARA GANAR LA PRESIDENCIA DEL BEI Y CÓMO AFECTARÍA A ESPAÑA SI NO LO HACE AHORA

Para que Nadia Calviño superase su último obstáculo en su carrera hacia la presidencia del BEI, tendría que conseguir el apoyo del 68% del capital del banco y que al menos 18 estados estén a favor. La participación de cada Estado miembro se asigna basándose en su porcentaje del PIB, lo que hace que la decisión de Alemania y Francia sea crucial, dado que son países más grandes.


Se prevé que Werner Hoyer, actual presidente del Banco Europeo de Inversiones, deje su puesto a partir de enero de 2024. En caso de que Alemania y Francia sigan sin ver con buenos ojos a Calviño para esta fecha, fuentes diplomáticas no descartan prorrogar el mandato de Hoyer.


En ese caso, las negociaciones para presidir el BEI formarían parte del paquete estimado para renovar la cúpula comunitaria tras las elecciones de junio. Dentro de esta renovación se encuentran los cargos de las presidencias de las tres principales instituciones de la Unión Europea, como son; la Comisión; el Consejo y el Parlamento.


Esto significa que si Nadia Calviño se alza con la presidencia del Banco Europeo de Inversiones durante el mes de junio y no ahora, España se vería obligada a renunciar a otro puesto relevante en caso de ser elegida para dirigir alguna de las instituciones mencionadas con anterioridad.