Fachada del hotel donde tuvo lugar la reunión de los enviados de Villarejo con representantes de una empresa para adquirir un dispositivo de escucha para el espionaje efectuado para el BBVA.

Las carpetas de documentos de trabajo del equipo del comisario Villarejo para el BBVA desvelan que éste adquirió un sofisticado equipo de intercepción de llamadas de teléfono. Varias conversaciones transcritas en estos informes confirman el acceso de los servicios de espionaje de Villarejo a este tipo de herramientas.

En la documentación a la que ha tenido acceso MONCLOA.COM aparecen incluso las gestiones para la compra de esta herramienta, llamada ITC y que en la jerga se conoce como “la maleta”. Estos dispositivos son ilegales en España. Fuentes de los servicios secretos han informado a este diario que el precio en el mercado clandestino de este tipo de dispositivos ronda los 500.000 euros.

Esta documentación aparece en una carpeta llamada “Gestiones”. Los documentos fechados sobre todo en enero de 2005, llevan la denominación común de “Big”. “Big” es como Villarejo llamaba al comisario Enrique García Castaño, alias ‘El Gordo’, jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía, es decir, el jefe de la unidad que se encarga de dispositivos electrónicos de espionaje tales como balizas de seguimiento o interceptadores de llamadas.

A García Castaño se le tiene como el máximo experto de la Policía en este tipo de dispositivos, ya que ha pasado más de una década al mando de esta unidad, decisiva en operaciones antirterroristas y contra la delincuencia organizada, que ya es la que dota de medios tecnológicos a las unidades de investigación.

villarejo socio

Villarejo exigió 750.000 euros al BBVA y “camuflar los pagos”

José Manuel Villarejo, a tenor de la batería de borradores de contratos para costear su guerra sucia para el BBVA, marcó exigencias ilegales que, fueran atendidas o no, no le hicieron perder la confianza del cliente, según la documentación a la que ha tenido acceso MONCLOA.COM.En una de las acla...

En la conversación transcrita entre Miguel Sebastián, la entonces vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega y el directivo del Santander Ignacio Rupérez aparece una nota final en la que se explica que se ha tenido que interrumpir la interceptación de la llamada por temor a ser descubiertos: “Hemos tenido que abandonar la zona”.

Del mismo modo, en otros documentos el equipo de Villarejo detalla que sus dispositivos electrónicos de intervención de llamadas han sido averiados por las contramedidas electrónicas de los servicios de seguridad de la Presidencia del Gobierno, cuando se trataba de controlar el teléfono móvil de Miguel Sebastián, entonces jefe de la Oficina Económica de Zapatero. Detalla que dos equipos electrónicos fueron averiados por La Moncloa mientras trataban de “pinchar” el móvil de Sebastián.

La “maleta” o ITC es un dispositivo que se suele utilizar embarcado en un vehículo, que en realidad actúa como una antena de telefonía. Los móviles del área bajo su influencia se conectan a esta antena como si fuera de una compañía de teléfonos convencional. Es cuando se consigue interceptar la llamada. También es utilizado para descubrir el móvil que usa la persona investigada, que puede no estar a su nombre.

En el documento “Big-Maleta 4-1-05” Villarejo detalla la empresa a las que estudia adquirir el ITC. Se trata de la compañía Retemsa. La nota dice textualmente: “Otro posible contacto para adquirir el ICT, es una empresa llamada RETEMSA (al parecer amigos de RALI). Figra (sic) como HARRY 1.0. Contactaron el 4.6.03 Oferta JHR030604-47”. A esta nota acompaña una detallada ficha sobre la empresa, radicada en Leganés (Madrid) y sus posibilidades tecnológicas.

Esta empresa, explica el informe, pertenece al Grupo SIA. Sin embargo, fuentes de este grupo aseguran que no tienen relación societaria alguna con Retemsa y que, desde luego, jamás han tenido trato alguno con el comisario Villarejo ni nadie de su entorno. El error quizás se deba al parecido fonético con otra compañía, el Grupo Oesia, al que pertenece la tecnológica Tecnobit.

En el informe “Big-Maleta 4-1-05” se explicita que “La División de Seguridad de Lógica de la empresa de redes de Telefonía Móvil SA (Retemsa) ha sido adjudicataria del suministro de equipos gestores de claves para el Piloto de Firma Electrónica de la Red de propósito General del Ministerio de Defensa”.

BBVA espionaje
Fragmento del documento en que se detallan medios técnicos para interceptar llamadas.

Retemsa, especializada en redes telefónicas, fue adquirida en 2009 por Tecnobit, una de las principales empresas de la industria de Defensa de España. Se trata de una compañía de muy alto nivel tecnológico que ha logrado excelentes resultados en campos como el de los inhibidores de frecuencia, básicos en cuestiones como la protección contra artefactos explosivos improvisados, los temidos IED que han sufrido las tropas españolas en zonas de operaciones. Su sede actual está en la localidad madrileña de Alcorcón.

En un informe sucesivo, llamado “Big-Maleta 4-1-05a”, se relatan las gestiones previas de compra de este dispositivo, que se hacen de forma clandestina y con fuertes medidas de seguridad, en “abril-mayo de 2004”. Según se explica con detalle, el encuentro tuvo lugar en un hotel de Majadahonda (Madrid), probablemente en el Hotel Majadahonda, en un parque comercial en la periferia de la ciudad. El equipo de Villarejo explica que se presentaron dos individuos para la negociación, a los que fotografían (“hay foto digital de los dos” especifica el informe).

El equipo de Villarejo que va a la negociación localiza también el vehículo en que acuden los vendedores, un Mercedes que según ellos está a nombre de la empresa Poligon. A continuación se refiere el nombre del administrador de esta compañía, Antonio de la Piedra, del que se rastrean el resto de sus cargos societarios. No obstante, a pie del informe se aclara que “ninguno de los que aparecen en la foto es Antonio de la Piedra”.

BBVA espionaje
Informe en el que se detallan las gestiones para adquirir un dispositivo de escuchas ilegales.

Pero el propósito de adquirir los maletines es firme. Ya en un informe fechado el 22 de diciembre de 2004, llamado “Blas-Gest”, aparecen las siguientes anotaciones: “Saber el nombre del comprador de la “máquina”. Oficina de Kroll en Madrid y nombre del responsable. Control TC empresas (catálogo, si es CIFRA u otro representante, precio…) Tfno. de BASALTE – Paris (preguntar nuevo precio…, también opción israelí). Tfno. pedido con urgencia por Ant.As. Sociedades de Andorra de BB (parece ser que había dos)”.

BBVA espionaje
Informe con detalles sobre las gestiones para adquirir un dispositivo de escucha telefónica.

A principio del informe aparece la siguiente nota: “Mirar posibilidad de teléfonos (sic) Sociedades Andorra, Suiza…”. A continuación, un listado con los nombres y datos personales (domicilio y números de teléfono fijos y móviles personales) de Miguel Sebastián, Luis del Rivero, Juan María Aguirre Gonzalo, Juan Abelló, su esposa Ana Gamazo, Carlos Arenillas y Carlos Loring Martínez de Irujo.

espionaje BBVA
Detalle de uno de los informes de trabajo del equipo de Villarejo en su encargo de espionaje para el BBVA.

Otro informe, datado el 17 de enero de 2005, en la misma carpeta llamada “Gestiones”, refleja los intentos del control de las comunicaciones y un posible contacto con la agencia Kroll. Bajo el epígrafe “CC Ratreo” (CC es control de comunicaciones en las claves de Villarejo), aparece el siguiente listado:

Potavoz (sic)

Personal BB

DONATO

BENI

ARENI

Contacto FELIX

Datos de Kroll

El espionaje de llamadas del equipo montado por Villarejo para el BBVA se basaba en la identificación de titulares, el análisis de las llamadas entre ellos y a terceros, y finalmente en la interceptación de algunas llamadas, lo que se conoce como “pinchazos”. En estos figuraría la interceptada de un teléfono de la Presidencia del Gobierno entre Sebastián, De La Vega y el directivo del Santander.

El alto precio de este tipo de dispositivos electrónicos, medio millón de euros, plantea dudas sobre quién pagó este material. Según los datos obtenidos hasta ahora por MONCLOA.COM, el equipo montado por Villarejo cobró en torno a esos 500.000 euros al BBVA. Por lo tanto, parece difícil que esta compra de material haya sido sufragada por el mismo Villarejo.

 

Comentarios