Donald Trump

Dada la deplorable percepción que tienen determinados sectores de la opinión pública respecto al actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no resulta extraño que muchos se muestren atónitos en cuanto a al decisión de nominar al magnate al premio Nobel de la Paz 2021. A continuación intentaremos exponer cuáles son los motivos que justificarían la nominación y posible victoria de Trump en este prestigioso premio.

El pasado miércoles 9 de septiembre, mismo día en el que se anunció la nominación la Casa Blanca emitió un comunicado oficial al respecto, en la que se exponen cuáles serían los méritos por los que se ha nominado al presidente. El texto congratula el “liderazgo” de Donald Trump en “la intermediación de los Acuerdos de Abraham, logrando la plena normalización de las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos y marcando un paso importante hacia un Medio Oriente más pacífico”.

Benjamin Netanyahu, primer ministro de Israel, y el asesor de Trump Jared Kushner

Así, el acuerdo mencionado sería el principal motivo por el que Trump podría conseguir el Nobel, un acuerdo que marcaría un antes y un después en la historia del Medio Oriente toda vez que une “a dos de los socios más cercanos de Estados Unidos en la región, algo que muchos dijeron que no se podía hacer, este acuerdo creará un Medio Oriente más pacífico, seguro y próspero“.

LA NOMINACIÓN

Fue un político noruego de extrema derecha, Christian Tybring-Gjedde, quien propuso el nombre del norteamericano para esta categoría: “Por su mérito, creo que ha tratado de crear la paz entre las naciones más que la mayoría de los nominados al premio de la paz“, contó a Fox News.

Es curioso también que no es la primera vez que Trump recibe una nominación para este premio Nobel. Fue además exactamente la misma persona quien propuso su nombre en 2018, exponiendo como motivo los esfuerzos del presidente para mejorar las relaciones entre Corea del Norte y Corea del Sur.

SOBRE EL TRATADO

El tratado que firmarán los presidentes de Israel y Emiratos Árabes el próximo 15 de septiembre en la Casa Blanca, es ciertamente “histórico”, tal y como lo definió el primer ministro israelíl, Benjamin Netanyahu. En virtud de esta alianza, Emiratos Árabes se convierte en el tercer país de Oriente Medio en entablar relaciones y reconocer por tanto a Israel, después de Egipto y Jordania. El objetivo sería frenar la ocupación de tierras palestinas por parte de Israel, rebajando también las tensiones del conflicto palestino-israelí. El interés de Trump en este acuerdo, por su lado, reside en el enemigo común de EEUU e Israel; la República Islámica de Irán.

Por otra parte, Emiratos Árabes estaría guiado por sus esfuerzos en ser visto como un foco de paz y tolerancia ante Occidente, pese a ser una dictadura. Yousef Al Otaiba, embajador de Emiratos Árabes en Estados Unidos, declaró sobre el acuerdo: “Es un avance significativo en las relaciones árabe-israelíes que reduce las tensiones y genera nueva energía para un cambio positivo”.

Aun así, las autoridades palestinas no creen que este acuerdo haga otra cosa más que continuar la presión israelí sobre sus territorios. Hanan Ahsrawi, integrante del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina, condenó el acuerdo: “Los EAU han sacado a la luz sus tratos secretos-normalización con Israel. Por favor, no nos hagan un favor. No somos la hoja de parra de nadie”, aseveró.

OBAMA LO RECIBIÓ EN 2009

El expresidente Barack Obama recibió el Nobel de la Paz en 2009, solo unos meses después de ser nombrado presidente. Su triunfo no estuvo libre de polémica, y el mismo Donald Trump lo criticó en su momento.