Interior Podemos Fuentes Gago
El inspector-jefe José Manuel Fuentes Gago.

El ex ministro venezolano Rafael Isea manifestó a los policías enviados por Interior serias dudas sobre el documento con los pagos a Podemos. Tampoco el enviado por el ministro del Interior, el inspector-jefe José Ángel Fuentes Gago, se mostró en aquella reunión en el Consulado de España en Nueva York demasiado preocupado por el rigor del documento.

En plena negociación con Isea, ante las objeciones del político venezolano, el policía español llegó a decir: “A nosotros de todo eso nos da igual, si el documento es bueno si es malo, si tal”. Para él lo importante era que los responsables de la Fundación CEPS, el embrión de Podemos, no habían desmentido el documento.

Pero el supuesto pago -que en Venezuela se denomina ‘punto de cuenta’- presentaba serias dudas para el exministro de Finanzas de Hugo Chávez, como dijo desde un principio, y según se trasluce claramente en los audios que está desvelando en exclusiva MONCLOA.COM.

Para empezar, no era él quien lo había aportado, y llegó a asegurar a los policías que “no recuerdo haberlo firmado”. El ex colaborador de Chávez explicó a los agentes españoles las objeciones que tenía sobre el documento y una serie de defectos formales que observaba. Si bien aceptaba que estos defectos no acababan de “descalificar el documento”, pero sí dar pie a que el Gobierno venezolano “diga que ese documento nunca fue firmado por el presidente y es falso”.

 

–Rafael Isea: Acá siempre había unas iniciales del funcionario que lo redactó (el pago). Aquí no lo veo en ninguna parte. Siempre hay una persona que es responsable del trabajo. El otro elemento que aparece en el ‘punto de cuenta’ es, por ejemplo, detallo: en el caso mío, aparece mi firma pero no aparece el nombre abajo. Normalmente, eso siempre iba acompañado además por un sello del despacho, que no está acá. Y en el caso de la firma del presidente, como verán, ‘con mandato del presidente’ y luego, el nombre, siempre iba aquí abajo: ‘Hugo Chávez’.

–García Catalán: Aquí a continuación.

–Rafael Isea: Porque él nunca aceptaba este tipo de errores.

Según ha podido saber MONCLOA.COM, Isea no sabía previamente el contenido de la reunión ni conocía con profundidad el documento sobre el que el comisario García Catalán, por aquel entonces jefe interino de la UDEF, y el inspector-jefe Fuentes Gago querían que hiciera una declaración.

“Si nos ayuda a que no lleguen los de Podemos al Gobierno, mejor para todos”

El inspector-jefe José Ángel Fuentes Gago pidió abiertamente ayuda al ex ministro de Hugo Chávez para “que no lleguen los de Podemos” al Gobierno en España. El enviado del entonces Director Adjunto de la Policía, Eugenio Pino, acompañaba al jefe interino de la Brigada de Delitos Económicos y Fiscale...

Pero la prioridad de los policías enviados por Interior era que hiciera una declaración ese mismo día. Isea reclamó en vano tiempo para estudiar el documento y hablarlo con sus antiguos colaboradores:

 

–Rafael Isea: La fecha que aparece en el ‘punto de cuenta’, por lo menos que aparece aquí, es una fecha en la cual yo no me encontraba en Caracas, estaba fuera. Entonces, claro, me da elementos, hay elemento ahí que me hacen reflexionar ahora en qué momento se pudo firmar el ‘punto de cuenta’, cómo se redactó, cómo se elaboró, etcétera. Yo quiero hacer contacto con una gente que trabajó conmigo y a los que estoy pidiendo elementos para un poco, digamos, corroborar.

–Martín Rodil: Contextualizar.

–Rafael Isea: Contextualizar cómo, en qué momento se produjo ese ‘punto de cuenta’, cómo se receptó y todo lo demás. Del resto, ehh, lo digo ahora. Yo, hoy, una declaración aquí, yo no me siento preparado para una declaración. Hoy.

Otro de los puntos importantes de las reservas de Rafael Isea ante el documento que le aportaban era que él no estaba en la capital venezolana en la fecha en que aparece su firma:

 

–Rafael Isea: Si es que estos pagos (a CEPS) se produjeron o no se produjeron, no puedo confirmarlo. Porque en el momento, si ustedes se dan cuenta, cuando queda aquí un pago para el año 2008 y un pago entre el 2009 y el 2011, en la fecha de que este ‘punto de cuenta’ se produjo y en la fecha en la que yo salí de ministro, pasó aproximadamente un mes, un mes y medio.

Isea
El exministro venezolano de Finanzas, Rafael Isea, cuya declaración se quiso usar contra Podemos.

García Catalán, sin embargo, urgió al político venezolano a ser más explícito: “Hombre, nos sabría bastante mal ustedes que han hecho tantos kilómetros y nosotros también para que quedara estéril”.

El inspector Fuentes Gago fue más allá en su argumentación para convencer a Isea: “Nos estamos desviando, es que las personas que aparecen ahí no han dicho que el documento es falso”. Si bien reconoce que aunque los promotores de CEPS admiten trabajos y pagos, negaban las cantidades que figuraban en el documento, 7,1 millones de dólares, aunque finalmente en la declaración todo quedó en 6 millones de dólares.

 

–Fuentes Gago: Estamos hablando, y me parece bien del documento, y además todas las garantías que tengamos que tener. Pero yo insisto. Primero, el documento, todas las personas que aparecen aquí, las 3 personas que aparecen aquí (Iglesias, Monedero y Verstrynge) no lo han negado, punto uno. Punto dos: niegan las cantidades, que eso puede corresponder a lo que usted está diciendo que el ministro entrante (Ali Rodríguez) dijera en un momento dado bueno pues no ejecutamos todo el convenio. Y tercero: dicen que fueron por unos trabajos que le encomendó el Gobierno de Venezuela y que ellos ejecutaron, que son lo que podemos llamar trabajos huecos porque en ningún caso son trabajos que valen ese dinero.

Los beneficiados por estos supuestos pagos eran Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero y Jorge Verstrynge. Es decir, el germen de Podemos, que en aquellos momentos se articulaba en torno a la fundación CEPS.

La obsesión de los agentes españoles era que hubiera una declaración jurada y convencer a Rafael Isea de colaborar por escrito, una vez creían que le habían dado garantías suficientes sobre su seguridad y la de su familia.

Espionaje a Podemos

Los policías del espionaje a Podemos: “Tengo un mandato del ministro y del presidente”

Un enviado del director de la Policía ofreció a Rafael Isea, exministro de Finanzas de Hugo Chávez, identidades nuevas, documentación y hasta “una nueva vida” en España para todas las personas que él designara a cambio de su declaración sobre los pagos del régimen venezolano a Podemos.El inspector...

Fuentes Gago es el más contundente a la hora de hablar de la maniobra de judicialización de estos pagos. Estaban buscando un delito fiscal contra los tres líderes de Podemos y para eso, estaba allí el comisario-jefe de la Brigada de Delitos Económicos y Fiscales. En un momento de la conversación es así de claro:

 

–Fuentes Gago: La cuestión aquí es la siguiente, que a nosotros todo eso nos da igual, si el documento es si es bueno si es malo si tal. La gente, mis compañeros que están aquí, ellos trabajan sobre otras realidades, y las realidades es (sic) si estas personas, que está diciendo aquí Martín (Rodil) que hay muchos más ‘puntos de cuenta’, si esos dineros se cobraron y ellos no lo han declarado ya han cometido unos delitos. Eso es lo único que nos vale a nosotros, si el documento es bueno o malo, ehh. Si es que no hay mejor prueba que ellos hayan dicho que en absoluto son esas cantidades. O sea, desde que dicen eso ya usted no se preocupe si es su tema. ¡Si es que ellos ya han dicho que esto se produjo!

La presión tuvo resultado y tras una hora de negociaciones, Rafael Isea declaró sobre este documento. Si bien es verdad que reconoció claramente la firma del presidente venezolano Hugo Chávez, luego fue mucho más cauto sobre su propia firma.

El exministro venezolano ha declarado estos días que se sintió “utilizado” y su testimonio parecía más enfocado a influir en la elecciones generales que se celebrarían en dos meses, junio de 2016. Cuando la declaración de Isea fue filtrada a la prensa, llamó a España, a los policías que tanto le habían presionado para que declarara. Su familia no estaba protegida, tampoco él. “Nadie me cogió el teléfono”, se quejó.

 

Comentarios