sábado, 2 julio 2022 07:10

Nadia Calviño se reúne con Bill Gates para el ‘pelotazo’ de los microchips en España

El Gobierno de Pedro Sánchez ha decidido mover cielo y tierra para poner a España en el radar de los mayores inversionistas de tecnología del mundo, y el próximo paso será un encuentro entre la vicepresidenta y ministra de Economía Nadia Calviño con Bill Gates, dueño de Microsoft, que está previsto para este mismo viernes, según confirmaron desde el gabinete de prensa de este despacho a Moncloa.com.

Se espera que el equipo de Calviño y todos los representantes del gigante tecnológico norteamericano hablen sobre la gran inversión que el Gobierno espera que hagan en España.

De momento no se sabe si el encuentro será un acto público o de carácter privado, pero sí que será en el propio Ministerio de Calviño; tampoco ha trascendido el monto de la inversión que la compañía norteamericana tiene previsto hacer en el país, pero se espera que también participe Brad Smith, quien actualmente es el presidente de Microsoft.

El Gobierno de Sánchez lleva rato intentando acercarse al gigante tecnológico, pues a principios del mes pasado el propio mandatario sostuvo una videollamada con el presidente de la compañía, y la ministra de Industria, Reyes Maroto, viajó hasta Estados Unidos, a la sede de Microsoft en Seattle.

De momento, se supo que el gigante norteamericano tiene pretensiones de hacer de España un punto clave en Europa para desarrollar todos los temas relacionados con la expansión de toda la tecnología de clouds e inteligencia artificial que Microsoft ha desarrollado.

El reto será que tanto Calviño como Maroto sean los suficientemente convincentes para lograr que toda esa inversión que el gigante norteamericano quiere hacer en Europa, logre quedarse en España y no prefieran hacerlo en otro de los países de la región, pero habrá que esperar los resultados de este encuentro para saber si finalmente las ministras tienen poder de convicción.

Gates estuvo, al igual que Pedro Sánchez, esta misma semana en el Foro de Davos, donde participó en una conferencia relacionada con los retos ante una nueva pandemia, en la cual señaló que aunque las vacunas han ayudado a salvar miles de vidas, su efectividad no ha sido capaz de evitar la propagación de las enfermedades.

El empresario norteamericano insistió, como lo ha hecho en otras tribunas, sobre la importancia de invertir en la investigación, como mecanismo d protección ante posibles ataques bioterroristas.

España se abre a la tecnología

Esta misma semana la vicepresidenta Calviño, en el Consejo de Ministros del pasado martes confirmó lo que había dicho Pedro Sánchez en el Foro Económico de Davos: se invertirán 12.250 millones de euros para potenciar la investigación, diseño y fabricación microchips; de hecho, la vicepresidenta hasta se molestó porque tras la reunión con los ministros, en la rueda de prensa nadie le hizo preguntas relacionadas con esta información.

Según la funcionaria, el PERTE pondrá su foco en el ya iniciado proyecto de investigación de chip un abierto en el que trabajan los desarrolladores del Centro Nacional de Supercomputación que está en Barcelona.

Tras el Consejo de Ministros Calviño adelantó que ya el Gobierno de Pedro Sánchez había tenido ciertos acercamientos con varios empresarios del sector tecnológico que han manifestado su interés por hacer importantes inversiones en España.

De acuerdo con lo que ha explicado el Gobierno, el desarrollo de estos microchips a los que se refirió la vicepresidenta Calviño tendrá cuatro ejes de los cuales el primero será reforzar la investigación sobre todo el tema, con una inversión de más de mil millones de euros que serán ejecutados entre 2022 y 2027.

Otros mil millones se destinarán al diseño de ciertos modelos de chips y el desarrollo de nuevos modelos, pero al final la inversión más grande será destinada a la instalación en el país de las fábricas que podrán desarrollar estos chips, para lo cual el Estado espera invertir más de 9.000 millones de euros; sin contar que otro de los ejes importantes del desarrollo que planifica el Estado está en la inversión de 200 millones de euros de los fondos europeos en el apoyo a empresas emergentes o startups.

En este último punto, la inversión del Estado hará énfasis en el apoyo de compañías que sean capaces de crear productos electrónicos que utilicen estos microchips que esperan que se diseñen desarrollen y produzcan en el país.