Ministra Dolores Delgado
En la serie de imágenes, a la izquierda, la ministra Delgado sube a su coche a la puerta de La Huerta de Tudela. A la derecha, el juez Garzón junto al coche de Delgado

La ministra de Justicia, Dolores Delgado, almorzó ayer en privado con el letrado Baltasar Garzón. La comida, en la que estaban ellos solos a la mesa, tuvo lugar en el restaurante La Huerta de Tudela, en el Barrio de La Letras de Madrid.

Garzón es el abogado de uno de los principales policías implicados en la ‘operación Kitchen’, el comisario Enrique García Castaño, ‘El Gordo’, así como de otros dos comisarios de la llamada policía patriótica -Eugenio Pino y Carlos Salamanca-.

La posición de la Fiscalía –que está bajo la responsabilidad de Dolores Delgado– es básica para que ‘El Gordo’, fuertemente vinculado con el comisario José Villarejo, cambie de situación procesal. ‘Kitchen’ fue una operación presuntamente montada por mandos policiales y coordinada por Villarejo para colocar a un chófer -Sergio Ríos- como topo de Luis Bárcenas. Esta operación buscaba también presuntamente hacerse con material comprometido que estaba en manos del ex tesorero del PP.

Villarejo BBVA

“Big” y el fax al comisario García Castaño con un listado de teléfonos

El comisario Enrique García Castaño aparece aludido en varios de los documentos del ‘Proyecto Trampa’, la gigantesca operación de espionaje de los enemigos del presidente del BBVA. Las apariciones del nombre del comisario, íntimo amigo del también policía José Manuel Villarejo, siempre están relacio...

Dolores Delgado y Baltasar Garzón mantienen una larga y profunda amistad desde hace años, cuando ambos coincidieron en la Audiencia Nacional. La amistad se mantuvo tras la inhabilitación de Garzón por parte del Tribunal Supremo y se mantiene viva desde que la que fue fiscal ocupó la cartera de Justicia.

De hecho, Dolores Delgado acudió junto a Baltasar Garzón al célebre almuerzo que daba el entonces comisario Villarejo en el restaurante Rianxo junto a otros mandos policiales que desveló en exclusiva MONCLOA.COM. Aquella comida, que tuvo lugar en 2009, acreditaba la cercanía y amistad tanto de Garzón como de Delgado con el comisario hoy en prisión. En el ágape se desgranaron confidencias tanto relacionadas con asuntos de trabajo como familiares e incluso de índole sexual.

DELGADO Y GARZÓN ACABAN CON UN GIN TÓNIC

La comida que mantuvieron los dos este miércoles se desarrolló durante casi dos horas y acabó con una ronda de gin tónics, según informaron testigos de la misma en el restaurante a MONCLOA.COM.

La Huerta de Tudela está ubicada en la calle Prado, muy cerca del Congreso de los Diputados, y es un restaurante de creciente prestigio por la calidad de su cocina, especialmente dedicada a las verduras de origen navarro. El precio medio está en torno a los 40 euros por persona, pero hay menús “ejecutivos” por unos 30 euros.

La ministra y Garzón no recurrieron a un reservado, sino que estuvieron sentados en el comedor principal del restaurante. Salieron juntos y con bastante premura. Dolores Delgado, ayudada por su servicio de escolta, se introdujo rápidamente en un coche oficial de color azul oscuro. Garzón, abrigado por un chaquetón azul oscuro, se fue caminando en dirección a la Plaza de Las Cortes, solo.

La ministra y Garzón también fueron vistos en un almuerzo privado en los días en que estallaba el escándalo por su comida en el Rianxo con Villarejo. En aquella ocasión eligieron un restaurante más modesto cerca del Parque de El Retiro, próximo al lugar donde Baltasar Garzón tiene su despacho profesional.

EL BUFETE ILOCAD

Garzón, tras su inhabilitación como juez, puso en marcha el bufete Ilocad, en el que presta servicios profesionales. Entre sus clientes están varios comisarios de policías implicados en las causas abiertas contra el también comisario José Villarejo. Algunos de ellos son el citado Carlos Salamanca –que consiguió abandonar la prisión provisional– o el también comisario Enrique García Castaño, conocido por el mote de ‘El Gordo’.

‘El Gordo’, al que Villarejo llamaba en sus documentos ‘Big’, está siendo señalado estos días en las revelaciones sobre la operación Kitchen. Villarejo y sus compañeros lograron infiltrar a un chófer de confianza al servicio de Luis Bárcenas. La operación se sufragó presuntamente con fondos reservados. Además, el chófer logró entrar a una edad inhabitualmente tardía en el Cuerpo Nacional de Policía, en lo que parece un pago por los servicios prestados.

No es el único problema judicial en el que se ve envuelto García Castaño. El juzgado de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional está analizando material en el contexto de la operación Tándem –la investigación contra las actividades presuntamente ilícitas de Villarejo– para conocer el grado de implicación en las mismas.

AMISTADES ROTAS

Tras años de amistad, García Castaño, Villarejo y Garzón han roto relaciones. Junto con Salamanca y ‘El Gordo’, el despacho que dirige Garzón también defiende a Eugenio Pino, el director Operativo de la Policía que tenía bajo su mando a Villarejo y todos los demás funcionarios de este peculiar clan.

El exmagistrado parece también haber enfriado su amistad con el comisario Villarejo. Él fue de las pocas personalidades que se prestó a hablar a su favor en un programa de Jordi Évole sobre la controvertida figura de Villarejo, antes de que éste fuera detenido por Asuntos Internos e ingresara en prisión.

La amistad de Dolores Delgado y Baltasar Garzón fue poco secreta durante sus años de trabajo en común en la Audiencia Nacional. Incluso la hija de Garzón hizo una encendida defensa de Delgado cuando surgió el escándalo por el almuerzo con Villarejo y los mandos policiales en el restaurante Rianxo. Esta amistad se han mantenido a lo largo de los años y ha incluido viajes junto a otras autoridades judiciales a cursos, seminarios y conferencias fuera de España.

 

Comentarios